28 de noviembre de 2016

27 de noviembre de 2016

...y ahora "El País"

Últimamente no hago más que vetar sitios de internet. Dentro de poco no voy a poder ni abrir el navegador. Esta vez a sido el periódico "El País". A estos por panfleteros y manipuladores; y por apoyar descaradamente a la marujona de Susana Díaz, después de que halla liderado, de forma interesada, la revuelta contra su propio secretario general. El típico "quítate tú para ponerme yo". A ver si me entendéis, que no es que a mí me gustara el inútil de Pedro Sánchez, ni mucho menos; que este tío ya había demostrado de sobra ser un trepa sin ideología, capaz de cualquier cosa por llegar al poder; ni tampoco en lo que se ha convertido el Psoe, ni otras muchas cosas...pero todo esto es otro cantar.

La cosa es que mandé un comentario de un artículo del periódico en el que postulaban a este orco de la política como próximo lider del partido socialista. Un poco cabreao si, pero sin insultar a nadie ni nada, aun así no me lo publicaron. Escribí otro quejándome por esto y tampoco. Así que terminé enviando un comentario final donde les mandaba a todos a tomar un poquitín pol culo, eso si lo reconozco. Les dije: "La Susanota, la mierda de panfleto donde trabajas y, especialmente tú; el que estás moderando este foro; os vais los tres a tomar pol culo". Hala. Tras esto, me di de baja y hasta hoy.
Ya no entro en ese periodicucho ni hartu vinu.

Después he dibujado esta bota levitadora, que no se si tiene algún significado subliminal; que no creo, pero vamos...





Y bien, así están las cosas por Osaka en estos momentos. Os tendré informados de cualquier cambio relevante que se produzca.







24 de noviembre de 2016

La cantimplora

(Revisado. Ahora con un final aun más desgarrador)

Prefacio
La verdad es que estoy pensando en otra cosa; pero como no quiero nombrarla directamente por ser material raro, voy a usar el viejo truco de refugiarme tras una imagen literaria. La metáfora que he elegido al azar es una simple "cantimplora". Una de aquellas preciosas cantimploras antiguas de aluminio forradas con fieltro verde para mantener el agua fresca. Esas que venían embutidas en una práctica marmita multiusos, también de aluminio, en la que podías prepararte tanto un café, como una sopa Knorr, como una ensaladilla rusa, cuando salías de excursión al campo con los amigos.

He separado el texto en varios bloques para aligerarle visualmente, pero en realidad está escrito de seguidillo; sin puntos y aparte en los que descansar, así que debe leerse en apnea, todo de un tirón.

Hasta aquí todo muy bonito pero, cuidao que, igual que el clima en los Picos de Europa, todo puede cambiar repentinamente.

...

La cantimplora

¿De qué te sirve - es solo un ejemplo - tener esa preciosa cantimplora de la que tanto presumes, repleta de agua fresca si, pero estar perdido en medio del desierto, vamos a imaginar, del Sahara; más solo que la una, bajo un sol abrasador, deshidratado y exhausto; si al ir a echar mano de la cantimplora salvadora que te permitirá salir del paso y ganar el tiempo necesario para intentar buscar una salida a la desesperada situación en la que te encuentras, de pronto descubres con horror que esta no se encuentra en tu mochila térmica como pensabas, si no que, probablemente, la has olvidado en la nevera del hotelucho  donde tuviste la mala idea de hospedarte la noche anterior. O que, tal vez, te la guindó alguno de aquellos bereberes con los que te tropezaste por la mañana, justo antes de desviarte del camino trazado en el mapa, de manera irresponsable, en busca de unas aventuras para las que no estabas preparado; aquellos quienes no hacían más que toquetearte por todas partes y desternillarse de risa mientras repetían "mon ami", por más que les aseguraras que tú eres natural de Robledillo de Mohernando y no entiendes otra cosa que el español...y no siempre, no por el hecho de ser de Robledillo de Mohernando; que es un pueblo tan preparado como cualquier otro y más cosmopolita que muchos, que hasta tiene un aeroclub y todo; si no porque en el colegio nunca diste un palo al agua y además tampoco eras muy listo?.

¿Eh, de que te sirve entonces ser propietario de esa cantimplora forrada de fieltro verde para mantener el agua fresca, si justo en el momento que más la necesitas descubres que no puedes hacer uso de ella por encontrarse lejos de tu alcance, bien sea en la nevera del citado hotelucho o en las alforjas del camello del bereber, que ya lo mismo te da y tampoco tienes tú la cabeza para cábalas, porque sabes que lo único cierto es que no dispones de la cantimplora y eso, por muchas vueltas que le des, no lo cambia ni Dios y por tanto vas a morir como un perro por culpa de tu mala cabeza y que no van a dar con tu cuerpo incorrupto hasta pasados tres o cuatro meses, calculas tú; y cuando lo hagan te encontrarán allí tirado, picharriba y más seco que un higo, como una de esas ranas que se ven en verano sobre el asfalto de las carreteras de Castilla, muertas y espatarradas; de las cuales no queda más que un pellejo negro y tieso, forrando su raquítico esqueleto de batracio?.

¿Y que tampoco faltará el hijoputa que se dedique a grabar un vídeo de tu careto acartonao, con los piños fuera, más feo que Ramses II, y le falte tiempo al desalmado para subirle a youtube, desde donde se propagará como la pólvora al resto de tugurios de internet, y allí te recibirá el pueblo llano con los brazos abiertos, no para apiadarse de tu desgracia, si no para mofarse de ti y despedazarte a título póstumo en tiempo record; no por nada personal; que harían lo mismo con cualquier otro, si no solo por matar la tarde y echar unas risas. Contando con que irán afinando el tiro hasta consensuar el mote que mejor te siente y más daño te haga; con lo que acabarás pasando a la historia como "La rana de Robledillo" o similar porque, no nos engañemos, el pueblo llano, estoy hablando de España, para otra cosa no, pero si es para joder al prójimo es una piña y tiene el ingenio más fino que Lope de Vega. Y que no se te olvide que hurgarán en tu pasado para sacar a la luz tus trapos sucios y  así pisotear tu memoria hasta no dejar ni rastro de la poquísima reputación que habías conseguido forjarte a lo largo de toda tu puta vida?

¿He?, ¿de que te sirve entonces la cantimplora?.

No espero respuesta. Es solo una pregunta retórica.

Marcos el de Antonio.
Shinsaibashi. Osaka. 25 nov. 2016






Bien, escuchemos un poco de música.





6 de noviembre de 2016

Haru no hana


Ya he terminado de dibujar "Haru no hana", la fuente tipográfica más etérea de Mikamatic. 
Pronto disponible para su descarga en Dafont.












30 de octubre de 2016